Skip to main content

Buscar

Siga Sin Pausa

Clique aqui para acessar a página em portugués

Las actividades de rutina, como trabajar y estudiar, se vuelven más difíciles. Las citas más sencillas, como las reuniones con amigos, se cancelan. Los sueños, como un viaje o un concierto, deben posponerse. El menú cambia y se dejan fuera las comidas que le gustan, y sin embargo, el día a día se vuelve difícil de afrontar: hay dolor, malestar, cansancio extremo, la constante sensación de ser “rehén” del baño hasta que hay un diagnóstico certero.

Esta “pausa” en la vida es la realidad de muchos pacientes que padecen enfermedad inflamatoria intestinal (EII), enfermedad crónica e incurable. Además de la dificultad para afrontar los síntomas, el paciente también se toma un tiempo para recibir el diagnóstico correcto, ya que la EII puede confundirse con otras enfermedades, dando lugar a un sin número de visitas a clínicas, hospitales y laboratorios hasta que el médico a cargo descubra la extensión de la enfermedad, la gravedad y su ubicación en el tracto gastrointestinal para luego prescribir las terapias más efectivas.

Averiguar qué tipo de EII le ayuda a encontrar el tratamiento adecuado y a comprender las necesidades del paciente para que pueda reanudar su vida. La colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC) son diferentes. La enfermedad de Crohn puede manifestarse desde la boca hasta el ano, llegando a todas las capas del tracto digestivo y puede evolucionar, en los casos más graves, hay perforación y estrechamiento del intestino. La colitis ulcerosa se limita al recto y al intestino grueso, afectando principalmente a la mucosa de estas dos regiones.

Hay esperanza, Hay tratamiento!