Skip to main content

Search

Infecciones bacterianas

Infecciones Bacterianas

Infecciones Bacterianas

Infecciones bacterianas

 

No estaremos tranquilos mientras las infecciones bacterianas continúen fuera de control.

 

Trabajamos con urgencia para proteger a la sociedad de las consecuencias de las infecciones por E. coli patógena extraintestinal (ExPEC) y Staphylococcus aureus (S. aureus o estafilococo), incluida la S. aureus resistente a la meticilina (MRSA) y otras bacterias que causan infecciones pulmonares bacterianas, entre ellas la Pseudomonas aeruginosa [1].

La E. Coli patógena y el stafilococus aureus son las causas principales de bacteriemia invasiva (presencia de bacterias en la sangre) y septicemia (una respuesta inflamatoria incontrolada y potencialmente mortal a la infección que puede provocar insuficiencia orgánica y la muerte) en todo el mundo. Esto representa una grave amenaza para los adultos mayores con un sistema inmunológico debilitado[1][2].

En 2017, se diagnosticaron aproximadamente 48,9 millones de casos incidentes de sepsis y 11 millones de muertes, lo que representa casi el 20% de la mortalidad mundial [3].

Las bacterias pueden desarrollar resistencia a los antimicrobianos (RAM) o resistencia a múltiples fármacos (MDR), lo que aumenta significativamente la gravedad de las infecciones y las tasas de morbilidad y mortalidad [4][5]. La RAM es una de las diez principales amenazas para la salud mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) [6]. Para 2050, se prevé que las infecciones por RAM maten a más personas que el cáncer [7].

Estructura de E. Coli

Como causa principal de las infecciones del tracto urinario, que pueden representar hasta el 25% de las prescripciones de antibióticos, la ExPEC se considera un factor importante de la crisis mundial de la resistencia a los antimicrobianos [8][9][10].

En la lucha contra las resistencias a los tratamientos, tanto las vacunas como las soluciones terapéuticas tienen un papel vital, junto con el desarrollo de nuevos antibióticos, mejores diagnósticos y estrategias coordinadas para mejorar el uso de antimicrobianos [7][11]. Por eso, damos prioridad al desarrollo de soluciones novedosas para reducir las devastadoras consecuencias de la infección, la dependencia de los antibióticos y el riesgo de RAM y MDR.

Volver a ENFERMEDADES INFECCIOSAS Y VACUNAS

EM-85892 - Abril 2022